miércoles, 6 de junio de 2018

Mi historia. → 64.3kg


Soy patética.


Me he dado cuenta de que sólo hago esto, lo de no comer, cuando más atención necesito. Y sí, ya sé que es el cliché típico de la tía que solo busca atención. Pues sorpresa: existo. Soy yo. Solo busco atención.

¿Qué cómo me he dado cuenta? Bueno, como psicóloga frustrada que soy me suelo psicoanalizar. Y recientemente, como ya he comentado en otros posts, mi abuela está enferma, y mi madre está 24/7 detrás de ella, de que coma, de que beba. No paran de pelearse. Y yo soy un cero a la izquierda, casi es como si no existiera o no fuera la mitad de importante que ellas.

Y he recordado que la última vez que hice esto, estaba harta de que mi madre y su entonces pareja discutieran todo el día. En sí, yo siempre había ido a la mía en esa casa. Por aquella época tenía un amigo por internet. Bueno, era algo más. Lo era todo. Lo quería ciegamente. Lo quería, y a pesar de todo, no me quería a mí lo suficiente. Ahí es cuando empezaron los cortes, porque cada vez que hacía algo malo sentía la necesidad de castigarme. Pero no quedaba ahí, siempre que lo hacía, le contaba a él, para ver su reacción, para sentir algo de calor a través de la pantalla. Porque me llamaba, se quedaba conmigo hasta que me dormía, y algunas veces incluso todo el día/noche, y lo digo así porque he obviado que era de otro país y había una diferencia horaria brutal.

Y llegó el día que peor me sentí conmigo. Después de dos años de “relación”, entré en su Facebook. Realmente siempre había tenido su contraseña, pero nunca había entrado. No recuerdo ni por qué entré. Tal vez solo era una cría de 14 con curiosidad, pero me encontré dos mil conversaciones con chicas iguales que las que él y yo teníamos. Esto es duro porque a ese chico era la primera persona a la que le decía “te amo”, y después de Coco, a quién se lo decía por costumbre, nunca tuve los huevos de volverlo a decir más. Me parece que es tan falso que no merece decirse.

El caso es que la persona con la que hablaba doce horas al día se fue, claro que seguí con los cortes, porque claro que me sentía mal, pero creo que en el fondo no me parecía suficiente. Y entonces, quise hacer dieta, porque en esa época la Ski joven pensó que si ese chico la había reemplazado había sido por gorda y por fea. 

Y bueno, aquí es donde todo suele ser como las historias de por aquí. La dieta se convirtió en algo más, y aparecieron las web proana, perdí peso y la gente me miraba con admiración, me felicitaban, y eso me hacía sentir el calor que necesitaba. Además, mi madre se preocupaba por mí, incluso me subía comida a la habitación -que luego yo escondía- y dejaba de discutir con su pareja.
Supongo que todo eso cambió cuando conocí a Coco, pero no dejé de dejar de comer porque quisiera, o los cortes, sino porque me presionaba. Me hacía sentir mal diciéndome que si no comía o que si me cortaba me dejaba porque estaba loca, y siendo sincera, yo no estaba enamorada de él, pero no quería estar sola.

Y ahora me pasa algo parecido, la comparación de mi madre y mi abuela. Y me molesta muchísimo que G no me diga nada o incluso me presione para que no coma. Porque sé que al final, si llego a pesar menos de lo que debo, se va a arrepentir, y va a ser uno de los que se limpiaran las manos y fingirá querer ayudarme cuando en realidad quiere una novia delgada. 

El problema, es que a diferencia de Coco, sí que estoy enamorada de G.

Y el otro problema, en sí, es que te metas en esto por la razón que sea, es muy difícil salir. Por muchas razones que tuvieras para entrar, o las muchas que tengas para salir, cuando ya estas dentro no importan, no hay razones. Necesitas dejar de comer para sentirte persona, de otra manera sólo serias un animal.

Me preguntan como entrar. Y todo el mundo espera de mi que advierta a estas pobres chicas todas las consecuencias físicas que tiene estar dentro, pero no lo haré. Porque mira, realmente si dejas de comer ya sabes que te va a hacer daño. Es mucho más superficial que eso. Si entras te da igual la artritis o los calambres estomacales. Entras porque quieres que esos pantalones te queden como a esa modelo de instagram, o porque has visto una chica en bikini en tumblr a la que aspiras. 

¿Queréis un spoiler? Nunca vais a ser ellas. Os quedais atrapadas entre el "no quiero comer" y el "este bañador me sienta fatal". Porque, sorpresa, toda esa gente a la que admiráis no ha movido un dedo para ser como es. La poca que hay que es pro ana lo llevan siendo tantos años que prácticamente ha nacido así, y tienen un cuerpo perfecto porque ya lo tenían antes de no comer.

Tienes que estar muy cansado de tu vida para querer jodertela aún más. No, por muy delgada que ana te haga no vas a dejar de ser más insegura. Probablemente aún seas más insegura con todas esas estrias, y los momentos de felicidad cada vez seran más cortos y menos frecuentes. Yo sé que las que estamos en esto lo entendemos.


domingo, 3 de junio de 2018

Odio.

Odio estar en mi casa.

Mi abuela no quiere comer y mi madre y ella se pasan la vida peleandose y gritándose, casi parece como cuando mi madre vivía con su ex.

Estoy a punto de acabar los examenes y sé de sobra que voy a tener que ir a recuperar un montón de asignaturas. Estoy por pegarme un tiro.

Ayer comí puré, cené ensalada, y me comí dos naranjas de snack, y cuando le pregunté a G qué tal habia comido me dijo "has comido bien, como un skip day pero en sano", como diciendo que había comido mucho.

Pero bueno. Hoy me he pesado y pesaba 64'7, aunque tengo claro que si hoy como algo más que ayer subiré a 65. Ten novio para esto.

Mi vida es una mierda. Me odio a mí misma, odio a mis amigos, odio mi casa, odio a mi novio, odio la comida, odio mi universidad, y la unica cosa que no odio -mi abuela- esta por morirse.


martes, 29 de mayo de 2018

Desinteresada


Bueno, la parte positiva es que mi abuela por fin está fuera del hospital -aunque ella y mi tia están viviendo con nosotros y odio sentir que no tengo espacio personal.

Parece que es causa de la menstruación, pero estoy atacadisima. En parte por la situación económica de casa, en parte por lo que ya he dicho, y también porque hay mucho estrés a mi alrededor, sumándole los exámenes de la universidad.

Tengo un examen mañana para el que no he estudiado mucho, así que hoy me tocará trasnochar.

Además, tampoco he bajado de 66kg, que, oye, es mejor que pesar 70kg, pero al fin y al cabo no son 65kg.

Aunque bueno, otro día será. Tampoco estoy comiendo demasiado así que no tardaré en cosechar los frutos de mi esfuerzo.

Amaría tener más blogs que leer. De verdad. Y tal vez, tener amigas no estaría mal.

sábado, 26 de mayo de 2018

Ojalá nunca hubiera sido ayer.

Mi cumpleaños fue una mierda inecesaria.

Mi plan era sencillo. Inflarme a comer pizzas y beber y bailar hasta el bus de la mañana.

Resulta que mi fiesta sorpresa solo incluía a gente que habia sido invitada y casi obligada a venir. Me pareció forzoso. Acabamos comiendo en un Burger King, y cuando terminamos dije de ir a tomar algo y ¿adivinais qué? Resulta que nadie se podía quedar. Que todos se iban, y yo no tenía autobús para volver a casa hasta las seis de la mañana, tenía todas mis cosas en casa de los abuelos de G. 

Me sentí tan ridícula, tío. Fue tan forzoso. G hizo mal todo, absolutamente todo, y yo solo me sentía fuera de lugar y con ganas de salir allí, como todos los demás.

Incluso me hicieron algunos regalos que no fueron para nada acertados. De hecho, no me apetece ni usarlos, de verdad, los tiraría. Porque el sentimiento que tuve ayer fue horrible. Fue el sentimiento de "no soy esa chica especial del cumpleaños, solo soy una pringada más con un novio que intenta hacer bien las cosas". 

Menos mal que había una chica que al decir yo que me tocaría dormir sola en casa, dijo que comprasemos alcohol y fueramos para allá. Conseguimos subir en coche y terminé la noche muy borracha. En mi propia casa.

No quiero que vuelva a ser mi cumpleaños jamás.

Pero creo que he aprendido algunas lecciones:
- Nunca esperes nada de nadie.
- Si quieres algo, consíguelo tú mismo.
- Los amigos no existen.

lunes, 21 de mayo de 2018

Me muero por dentro.

Este fin de semana he bebido, he comido -no mucho, pero más de lo normal- y aún peso 66'7. El otro día logré bajar a 66'2, pero he vuelto a subir. La parte positiva es que tengo un dolor de tripa que me muero y voy al baño cada dos minutos, así que igual bajo de peso otra vez.

He empezado a darle menos importancia a lo de cé basicamente porque me invitaron a una fiesta mis antiguos compañeros, e igualmente le mandé un mensaje de tregua a mi ex mejor amiga, diciéndole que ya habíamos estado peleadas demasiado tiempo y que lo mejor era volver a ser amigas.

Tambien estoy intentando relacionarme más con mis compañeros de clase. Y estudiar un poco más. Además, he empezado a buscar un trabajo de verano, por lo que practicamente estoy ocupada todo el tiempo. Este jueves es mi cumpleaños, el número 20, así que seguramente comeré algo más.

Y con suerte me emborracharé en mi fiesta, en la que probablemente solo esté yo.


martes, 15 de mayo de 2018

EN FIN.

No puedo expresar cuán al borde del pánico y de la autodestrucción estoy.

Yo entiendo que cada uno puede ser amigo de quién quiera, y en el caso de Cé, está claro que acepto que tenga más amigas. Ultimamente va con una chica a la que llamaremos Mar, que resulta ser muy simpática. Además, son vecinas. Todo genial por mí, ella me cae genial.

Pero cuando están juntas se vuelven una, de manera que yo quedo desplazada. Pero creo que no es la primera vez que lo siento. A veces, cuando G y Cé se ponen a hablar yo desconecto. Me limito a andar en silencio a su lado hasta que ella se ha ido.

Si, chicxs, lo sé. Soy una perra en busca de afecto y atención. Pero que le voy a hacer. Estoy harta. 

Mi cumpleaños sera una mierda y Cé ni siquiera va a estar ahí. No sé cuanto le queda a nuestra amistad, pero cuando termine, tambien me quedaré sola yo. 

Por otro lado, hay dos buenas noticias. La primera es que no he subido de 66'7, lo cual es mejor que nada. Y la segunda es que Coco me mira las stories en instagram sin ni siquiera seguirnos. Y digo que es buena noticia porque eso quiere decir que aún se acuerda de mí, y eso me hace tener más confianza en mí misma.

Me gustaría tener a alguien de aqui a quién contarle como va mi día y que el o ella me cuente como va el suyo... Pero parece que no encajo en ningún sitio.



lunes, 14 de mayo de 2018

Tranquillity Base Hotel + Casino


Estoy tan enamorada de Arctic Monkeys, y adoro tanto esta canción, la calma que transmite y todo... No lo sé. Ya sé que no es AM II, pero creo que incluso los músicos deben cambiar hacia aquello que les haga más felices.

Además el otro día me puse a bailar esta canción en el cuarto de G y se puso tanto que acabamos haciéndolo. Con mi bajada de peso me siento con mucha confianza y ahora el sexo es bastante mejor.

Cosas aparte, he llegado a 66'7kg. Normalmente cuando llego a 66 pasa algo y vuelvo a subir porque vuelvo a comer como una ballena. Pero creo que esta vez la decepción con Cé y mi inminente cumpleaños me están hundiendo tanto que no tengo ni ganas de comer. 

Estoy contenta porque vuelvo a encontrar blogs a los que leer. Es verdad que nadie aquí -ni yo- somos muy activos, pero leer algo de vez en cuando que no es mío me reconforta bastante y me hace sentir menos sola.

Cuando llegue a 65kg me compraré unas zapatillas y un bolso, o solo uno de los dos, porque llevo bastante tiempo detrás de ellos.

Tengo algunos exámenes esta semana, así que estoy un poco nerviosa. Ayer hice un poco de trampa y me comí una chuche. Después me dolió el estómago.

En fin, no me enrollo más, parece que los lunes me da por contarlo TODO.  Besitos de fresa a todas. 


jueves, 10 de mayo de 2018

Mi cumpleaños


Ayer G se puso a planear cómo iba a ser mi cumpleaños, pero la depresión pre-cumpleaños apareció y acabé llorando en medio del centro comercial.

Me preguntó por qué me sentía así, y le dije que Cé no iba a venir a mi cumpleaños seguro, y que dejando de lado a ella, solo podía invitar a sus compañeros de clase (los cuales me caen muy bien), y que era muy penoso que tuviera que invitar a sus amigos solo para no estar sola en mi cumpleaños.
 
Él entonces me dijo que intentaria que mi cumpleaños fuera increíble, y lloré más y le dije que no merecía la pena, ya que de todas maneras siempre salía mal.

Entonces nos fuimos del mall hasta un parque y nos sentamos y me preguntó que por qué me sentía así respecto a mi cumpleaños siempre, y le expliqué que de los dos años que estuve con Coco, el primero lo pasamos en su casa y el segundo me mintió, diciendome que ninguno de mis amigos quería venir a mi fiesta, todo para irnos a un hotel. Entonces se enfadó y me dijo que quería hablar con él y decirle que era un cabrón por haberme jodido la vida así. Le pedí que no lo hiciera, que era una tontería remover el pasado. 

En fin, que no sé que será de mí en mi cumpleaños, pero ya ha empezado la sensiblería.

Por cierto, he bajado a 67'8, y estoy un poco contenta con ello.

lunes, 7 de mayo de 2018

1 kilo menos.

Bueno, parece ser que comienza una semana más.

Lunes, ag. Cómo odio los lunes. Aunque eso no difiere demasiado de mi interés por la semana en general. Oh, la, la, que vocabulario más rico, ¿no?

Bueno, a lo que iba. Que duro se me hace todo. Llevo desde el viernes con malestar y dolor de tripas, así que nada podría ir mejor.

Y G... Bueno, estamos en una crisis. Que bueno, es lo más normal del mundo en pareja tener crisis y esas cosas, pero en fin. El otro día no me venía cuando lo haciamos y paramos -en eso G suele ser bastante comprensible y le cuesta estar en la onda si no lo estamos los dos-  y me dijo "a veces tengo miedo de no ser tu más tu amor" refiriéndose a que dejasemos de ser tan compatibles como hasta ahora.
Bueno, yo sé que eso no ha pasado. Son ralladas mías, lo que pasan, pero él sigue siendo demasiado afín a mí, casi como si estuvieramos hechos el uno para el otro, y no de una manera en la que solo podríamos ser amigos, sino como algo más. Así como con Coco solo sentía que quería su amistad y poco más, G me da muchas más cosas.

Pero bueno, en el próximo post contaré como el otro día por culpa de una amiga casi ceno con Coco, porque fue algo gracioso, ridículo y digno de ver. Sobre todo porque estaba G.

Por cierto, he bajado a 68'5, lo cual a mí en particular me hace sentir muy bien. No el peso, sino haber bajado un kilo.

miércoles, 2 de mayo de 2018

Bad days.

Ayer empecé a follar con G y acabe llorando, por que tengo demasiadas cosas en la cabeza y no puedo concentrarme en nada.

Debemos llevar unos tres meses sin follar. Pero bueno.

Me siento presionada por todos y por todo. 
Ayer a la madre de G le dieron ropa para su hija, la cual tiene uno de los mejores cuerpos que he visto nunca. Pues unos pantalones cortos tipo cinturón - que no dejan nada a la imaginación - le estaban un poco grandes, asi que me miró y dijo "¿quieres probártelos?" y yo respondí -como hacia bastante rato que respondía - "no me entran a mí" y ella me preguntó que talla de pantalones gasto, y yo le respondí que la 46, miró los pantalones y dijo "es la 38 pero creo que es algo más grande" y siguió probandole ropa a su hija. Y yo me sentí fatal por tener el culo más gordo del mundo. 
De verdad que en realidad no me molesta estar redonda, o que me digan gorda o que me sugieran que haga más ejercicio. Lo que me molesta es ver a las chicas con sus ropas preciosas y ajustadas y que a mí me queden como embutidas y feas. Eso si que me molesta, de hecho, solo lloro por mi cuerpo cuando algo no me queda como creía. 

Pero bueno. Debo buscar un trabajo para el verano y procurar no suspender ninguna asignatura. Tengo que dejar de lado todos estos pensamientos de mierda.

Sigo pensando que me siento sola. Y peso 69,7.


miércoles, 25 de abril de 2018

Novedades -pocas y poco interesantes.

A veces soy muy melodramática.

Quizás las cosas no están yendo tan mal. Pero no es eso, es que yo si lo veo mal.

Pero bueno, mi abuela está ingresada en el hospital y quejarme después de toda esta mala suerte es lo único que se me ocurre. Falta un mes para mi cumpleaños.

Y eso quiere decir que en breves comenzara mi depresión pre-envejecimiento. Suena genial, ¿verdad?

Mi madre me ha pedido que vuelva al psicólogo.

sábado, 21 de abril de 2018

.

Cé y Gnar están jugando a un juego online juntos.

Y Coco y su nueva novia -a la que sigo en Instagram- están follando y haciéndose tatuajes y fumando y bebiendo.

Y yo estoy del lado de los pringados. Como siempre. No es nada nuevo.
Sería mucho más fácil si no estuviera del lado de los pringados que son mi novio y mi mejor amiga, los cuales claramente van a acabar juntos, dejándome a mí sola.

Y yo estoy en mi casa estudiando. Qué ni siquiera estoy jugando con ellos. Creo que no estoy ni del lado de los pringados.

Que sean felices. Ojalá y de verdad se vayan el uno con el otro y me dejen a mi en paz. Y que se les llene la boca de mierdas como que se van a casar y cosas así que nunca se cumplen.

Todo eso son mierdas. Todo es una mierda. Y yo no necesito a nadie, de verdad -sé vivir en la mierda muy bien solita.

Gnar no me entiende. O quizás me entendía. No sé por qué coño soy una puta metamorfosis constante. Pensé que había encontrado alguien 100% afín a mí. Creo que necesito que mute conmigo y sin embargo está donde no debería estar haciendo lo que no debería hacer, siempre. Y antes, todo lo que hacía era perfecto. Siempre un paso por delante. Ahora parece que va siempre un kilómetro por detrás. 

Supongo que el amor se acaba. Qué chorrada. A estas alturas del cuento ya debería saber eso de sobra. 

Ayer me llevó al ballet. Fue una de las cosas más aburridas que he hecho, y mira que siempre le he tenido mucho hype al ballet. Lo único que podía ver era lo bien que se veían las bailarinas y que muchas de ellas no comen porque tienen que ser perfectas para la obra. En todo el rato que duró, sólo podía pensar en eso.

No estoy mejorando. Estoy empeorando. La parte buena es que no empeoro ni la mitad de rápido de lo que solía hacerlo, y eso es algo relativamente agradable. Ya no soy ese pájaro a medio centímetro de estamparse contra un parachoques, creo.


Creo.



martes, 10 de abril de 2018

Pero bueno

Hoy me he levantado algo más optimista.

Quizás porque he dormido mucho más que los otros días, no lo sé. Sólo sé que hoy creo que va a ser uno de esos buenos días.

No estoy excesivamente nerviosa y solo me he tomado un café. Cé me ha pedido que le imprima un trabajo de Derecho pero no me lo envía. Además, estoy buscando un netbook y mañana iré a comprarlo. Aunque me tengo que conformar con el más barato y más mierdas porque no tenemos ni un duro.

Pero bueno. Sigo pensando que no es un mal día, ¿sabeis? Sigo pesando 70kg -wow, que sorpresa, de  verdad pensé que de ayer a hoy perdería 80kg.

Pero bueno. Pero bueno. En realidad digo mucho "pero bueno". Es que soy tan genial que siempre busco el lado positivo.

que vida más aburrida tengo.


domingo, 8 de abril de 2018

Girls -- Marina and the Diamonds

Han sido un par de meses duros.

Y tanto que han sido duros, durísimos.

Estoy con Gnar. Seguimos juntos desde Mayo, desde que se me ocurrió besarlo en esa fiesta. Perdí a todos los amigos de antes, aunque a veces salgo con los amigos de Gnar. Pero bueno, supongo que eso no son amigos míos. No obstante, Cé y yo somos muy amigas, y todas las demás nos han dejado de lado -supongo que por no ser tan cool como ellas.

En enero -o febrero, ni me acuerdo- sufrimos un robo con violencia en casa. Nos entraron en casa, con cuchillos, armados. Fue horrible. Creí que iba a morir. Casi parecía una película mala.

Y luego nos mudamos. No nos fuimos a California, ni a Alaska. Nos mudamos cuatro casas más abajo. Bonita forma de evitar que nos vuelvan a robar por parte de mi madre, ¿verdad?

Pero el problema, en sí, es que antes vivíamos en un estudio de 30 metros cuadrados en el que básicamente no tenía puerta en la habitación y mi madre y yo dormíamos juntas, y ahora, de repente, vivimos en una casa enorme -y antigua- de dos plantas y con muchisimo espacio -en plan, jardín y huerto e incluso establos- y la primera noche que tuve que dormir sola lloré.

Porque cualquier ruido que oigo son ellos intentando entrar y es horrible. En fin. G dice que debería ir al psicólogo.

Pero bueno, también dijo el otro día que Cé estaba "potentorra". Y su amigo Millie me dijo que si rompíamos, G tenía muchas posibilidades con Cé. Pero que les jodan a los dos. Estoy aquí porque vuelvo a sentirme sola y que ellos estén conmigo no me ayuda demasiado.

Peso 70kg, hace muchísimo que no me peso y con la mudanza creo que he perdido como 2kg así que de momento voy a comer algo menos y moverme más.


Post data: derecho no va bien.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Lo dejo todo a medias

Bueno, pues parece que he vuelto.

Sí, lo dejo todo a medias, y llevo dos semanas comiendo como un cerdo. Pero bueno, supongo que lo importante es volver al camino donde tienes que estar.

No han pasado muchas cosas importantes, me reconcilié con G, y todo va bien con mis amigas. He estado estudiando para la universidad, aunque el anterior examen me fue mal, hoy tengo uno y es muy fácil. Hoy he madrugado, creo que es la primera vez en las ultimas dos semanas. Ahora estoy tomando café y luego me pondré a ordenar la casa.

Sí, no tengo mucho que contar. Me he viciado a la serie de Sailor Moon, aunque tenga casi 20 años. La verdad es que la filosofía de los noventa me atrae mucho, ahora mismo estoy viendo un capítulo y va sobre modelos, y se pasan todo el rato diciendo "¿he engordado?". Hablando de engordar, yo seguro que he engordado, pero me esperare unos días para pesarme.