Sígueme, princesa

viernes, 14 de marzo de 2014

Día 14, viernes. Mierda de día.

No empezaré con hoy sino con ayer.
Así es como me siento ahora mismo.
Ayer, después de poner que me bebí la pepsi light y rompí mi ayuno, me bebí otra. Luego, cogí dos naranjas y me las comí. Luego, una zanahoria. Finalmente, merendé un sándwich vegetal y cené un sándwich vegetal con pavo. Y patatas de bolsa. Y media pepsi light más.
No sé si es mucho o poco, pero me sentí una gorda, intenté vomitar, pero fue inútil. Lo intenté con un cepillo de dientes y con mi dedo, pero es imposible, no sale casi nada.
Cuando no puedes eliminar algo que llevas dentro, ¿qué haces?
Lloré.
Hoy tomé de desayuno un vaso de leche y dos cruassanes de 70 calorías cada uno, y una palmerita y medio vaso de leche.
Y mi mamá comprará comida china.
Es un día de Ana que dejo pasar... Después de dos días de ayuno.
Hoy iré a la farmacia a pesarme, y como pese más que la ultima vez [59,2], me dará un infarto.
Tengo miedo... Pero luego les diré como me fué... Es un horror. Esta vida, ver chicas que pueden comer lo que quieran cuando quieran y yo acá, comiendo y engordando, ayunando y adelgazando... ¿Mi vida vá a ser siempre así?

No hay comentarios:

Publicar un comentario