Sígueme, princesa

martes, 11 de marzo de 2014

Skinny Feels... a la mierda.

Con tanto peso no puedo sentirme delgada, no puedo sentirme bien. Me siento asquerosa y torpe, al punto de chocar contra todo o tener menos movilidad. Todo el cuerpo me pesa más y me cuesta moverme.
Mañana no voy a comer nada.
Ni pasado.
Me siento cansada... Y estresada. Pero sobretodo, me siento anormal. Diferente al resto. Y no entiendo por qué.
Mañana no iré a la escuela.
Siento miedo. No quiero pesar 60kg, no más.
No quiero volver a los 60kg, quiero pesar 55kg, para asegurarme de no volver a los 60.
¿Como lo hará mi querida Cara para no engordar? Bueno... no creo que la cocaína tenga nada que ver. Y no me haría ningún bien...
Me siento un maldito bistec de carne frito con patatas. Grasoso y aceitoso... Lo odio.
¿Qué chico me vá a querer? El otro día le preguntamos a un chico de mi clase qué clase de chicas le gustan, porque hablabamos de que apenas como... Él dijo si es buena persona, bien, pero si es delgada mejor. ¿A qué clase de chico le voy a gustar siendo una maldita obesa? Seré buena persona, pero si no adelgazo nunca le gustaré a nadie. Siempre seré la "amiga".
Mi madre no está orgullosa cuando vé que como mucho. Cuando me vé comiendo poco o nada, me dice que debería comer... Y eso me gusta. Me gusta que se preocupe por mi. Cuando como, solo mira su plato y tuerce la boca, como si yo estuviera haciendo algo mal... Porque comer está mal.
Comer es horrible.

Mis amigos se preocupan por mi cuando no como, me veo más pálida, más frágil... como una princesa de cristal. Pero cuando me ven comiendo solo ven a una obesa comiendo como un hipopótamo...

ESTOY GORDA;ESTOY GORDA; ESTOY GORDA...
Repetiré esto cada vez que vaya a comer. Beberé dos vasos de agua antes de comer si es necesario...

Hoy le mostré a mi madre la fotografía con mi before and after. Ha dicho que tampoco he cambiado tanto.

Me doy asco a mi misma, y me quiero morir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario