Sígueme, princesa

lunes, 31 de marzo de 2014

Todo es una mierda.


Así es, chicas. Todo es una mierda.
No he llegado a esta conclusión sola, no no, soy lista pero no tanto. Una serie de factores y de personas han hecho que me replantee mi vida, y he llegado al punto en que todo es una mierda.
Me siento agotada, sin ganas de nada, horriblemente de mal humor... Estoy "ayunando". Lo pongo entre comillas porque se supone que son menos de 50 calorías al día con una amiga pro Ana, y yo he tomado medio café con leche desnatada y 100 gramos de lechuga, y no me he pasado de las calorías. Pero estoy terriblemente cansada, sin ganas de nada... Son las siete y cuarto de la tarde y estoy metida en la cama con ganas de llorar y mucho frío.
Encima me pesé en una báscula que no funciona, y pone 58, no sé si pese mas o menos, pero no saber mi peso me pone de los nervios. Mañana he quedado con una amiga para "comer", o eso le hemos dicho a nuestras madres, ya que cuando llegue a su casa, le diremos a su madre que yo ya comí. Ella no es pro ana, pero está gordísima, así que supongo que me entiende y que entiende mis motivos. Luego iremos a jugar con mi amigo "A" al que le gusto, y su amigo "D", que le gusto también. Bueno, a "A" le gusto, pero "D" solo me quiere para lío, creo, así que supongo que no haré nada porque ninguno de los dos me gusta a mí.
Luego de esto le pediré a mi mamá ir a la farmacia a pesarme. Quedan dos semanas para el día 16, en el que se supone que debo pesar 55, y no llego. :C

No hay comentarios:

Publicar un comentario