Sígueme, princesa

domingo, 27 de abril de 2014

En lo de mi hermana.

Pues no, la señorita "mejor del mundo" alias mi hermana, no me dejó comer ensalada. Hizo salmón al horno [segun ella por mí, mentira podrida, que asco le tengo] y cuando tocaba repartir yo cogí una rodaja super pequeña, y doña perfecta la cambió por una más grande. Resultado final: comí solo dos tercios de la rodaja [ella comió dos rodajas, mi mamá tres] y me hinché a agua para vomitarlo.
Llegué a casa (como a la hora o así), me metí los dedos y solo salía agua con el color del salmón, pero del salmón ni rastro. Seguí haciendo eso hasta que solo salía como aire, como eructos y me apretaba super fuerte el estomago, eran arcadas y se notaba todo vacío.
DIOS, COMO ODIO A MI HERMANA.
La odio, se cargó un día perfecto, y yo ni siquiera tenía hambre joder.
Lo mejor de todo es que se está poniendo gorda, y se lo merece, por tragona. Por comer chucherías, pastas, bollos y así a TODAS horas.

A doña perfecta se le está cayendo su corona, y creo que me la voy a quedar yo.

2 comentarios:

  1. Uff que mal. A mi me pasan cosas parecidas (cuando voy a la casa de mi hermana o tías) y al momento de querer vomitarlas, solo sale agua u_u.

    Oye haces ejercicios? que ejercicios recomiendas para bajar el abdomen :c?
    eso, xoxo<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sooooy muy vaga, lo admito. Pero para bajar el abdomen, siempre recomiendo abdominales hipopresivos, en 30 minutos bajas 5 centímetros. Ya haré una entrada dedicada a estos abdominales.

      Eliminar