Sígueme, princesa

sábado, 3 de mayo de 2014

Mi odio hacia mi hermana.

Muchas de las razones por las que comencé en esto es por mi hermana la "perfecta".
Tiene treinta años, y se ha liado con media ciudad en estos años. No hay sitio al que vaya y no la conozcan. Ella es "la guapa". La que de pequeña era deportista, la que la liaba continuamente, mi mamá se enojaba con ella, pero estaba super orgullosa de que hiciera bicicleta, gimnasia rítmica, atletismo, ...

Y yo soy yo. No se me da bien casi nada, y menos cualquier cosa que sea física. Aunque en las cosas que se me dan bien (escribir, cantar, etc) soy la mejor, nunca he sido buena en ningún deporte. Y que más que decir que con 85kg no podía ni ser deportista ni ligar como ella. Así que siempre he vivido a su sombra.

Y hiciera lo que hiciera, nunca podía ser como ella. Vivía inventándome novios de pequeña para contrarrestar sus historias y sus noviazgos. Y cuando entré en la adolescencia, su larga lista de noviazgos se quedó a un lado. Ahora necesitaba ser ella. Ser mejor que ella.

¿Como podría superar su metro setenta y tantos, sus sesenta y dos quilos, sus pechos abultados?


Les cuento un secreto, princesas. Desde que voy por 57kg, que la veo más fea, más gorda [engordó como cinco kilos] y más vieja de lo que siempre me pareció. 
Y todo el mundo dice que soy más guapa que ella.
Pero aún así, siento que nunca estaré a su sombra. Que los chicos la siguen mirando a ella antes que a mí. Que mi mamá la prefiere a ella.

Siento haberles soltado este rollo, chicas, es que hoy vino a comer ella, y necesitaba contarlo a alguien. Y ustedes son lo único que tengo ahora.

1 comentario:

  1. Yo tengo una prima. La perfecta. Ella tiene cuerpo divino y todos la aman. Los chicos andan tras ella todo el tiempo y odio salir a caminar o pasear con ella, porque siento que todo el tiempo la observan y yo soy como el bicho raro ¬¬ Ahh soy nueva por tu blog, ¡Me encanta!

    ResponderEliminar