Sígueme, princesa

miércoles, 13 de agosto de 2014

Not perfect.

Coco me abrió ayer en Whatsapp para decirme que sintió herirme con sus palabras. Me alivió mucho que al menos se diera cuenta de que no era el mejor momento para decirme esas cosas, que estaba mal y que podría haberse contenido un poco, pero también tenia razón... Ayer fuimos a cenar, mi hermana Cristal, mi madre y mi padre [que ya ha vuelto de trabajar en Francia]. No se si les conté que mi madre no me deja salir más esta semana porque la pasada semana fueron fiestas, y salí casi toda la semana, aunque estuve limpiando. Pues Cristal no hace nada en casa, no aporta nada, y ayer la llevaron a un distrito de discotecas que hay cerca de aquí. ¿Enserio? Lleva días saliendo y volviendo a las 3, o 4 de la madrugada, no hace nada y no le dicen nada. Así que como me muero del asco en casa, y ya que no puedo salir, he decidido irme a pasar unos días con mi abuela, allí nadie me grita, ni me trata mal. Le limpiaré un poco, la entretendré un poco con mis estupideces, y me pasare estos dias alla a lechuga, porque allí no me atraco, y siempre pierdo peso, y estos dias me estuve hartando a comer y no sé cuanto debo pesar, pero bastante. Unos 60 o más. Y mi madre me grita mucho, y contra más me grita, más me corto, y sé que como me siga cortando, Coco me va a dejar. Ay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario