Sígueme, princesa

jueves, 30 de octubre de 2014

No soy fuerte, nunca más.

He estado tan rodeada de gente estas semana que aparentemente no debería ser asi, pero me siento completamente sola. Es, al final del día soy yo atracandome en mi habitación, yo sola, como una pobre y solitaria gorda.
La comida me controla, y he fallado en todos y cada uno de mis intentos de perder peso, la comida me puede, creo que mi depresión me puede. Mientras cada canción de Lana Del Rey suena, un número más avanza en mi báscula y no hay vuelta atrás. Voy a volver a ser la gorda que era al principio, solo que algo más vieja y mucho más infeliz.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Coco me va a dejar.

Apenas llevamos dos meses, y se que me va a dejar. Me ha dicho, ¿recuerdas cuando conectaste tu móvil a mi pc? Pues tenemos que hablar de eso.

A lo mejor se ha quedado algo guardado en su pc, algo que no le guste, ahora no me viene a la cabeza nada, pero puede ser, no sé, tengo miedo. No quiero que se vaya nunca :(

martes, 14 de octubre de 2014

Not bad.

Ayer fue un desastre, pero no tan desastre como siempre. Es decir, no fue un atracón sino una comida sana. Me frene antes de atracarme, y aunque comi mucho, estoy bastante orgullosa. Extraño a mi novio, demasiado. Hoy lo veré en el recreo. Las extraño a ustedes, princesas.

lunes, 13 de octubre de 2014

Estoy cansada.

Estúpidamente cansada, me voy a levantar de la cama. Hoy no voy a comer.
Mi novio esta enfermo y su padre le ha prohibido llevarme a su. casa. Genial, ¿supongo? Menos comidas en su casa.
Tengo un examen a primera hora para el que no he estudiado, y en el que tenia que entregar una redacción, y no he echo nada.
Como mi novio no me deja cortarme, llevo todo el cuerpo amoratado, pues he encontrado una forma de desahogarme menos delatante que los cortes.

domingo, 12 de octubre de 2014

Elijo...

Después de otro estrepitoso fallo y una semana sin parar de tragar, llego a casa y mi padre me repite lo mala hija que soy.
Mi madre, de muy buen humor por cierto, me dice que "debería dejar de comer porque estoy echando culo, y muslos".
Pues bien, elijo no comer. Elijo ser la buena hija, la frágil novia, la chica que se duerme en clase, la de las ojeras, la del no cuando la invitan a algo, la amiga delgada. Elijo todo eso porque si, porque puedo. Porque estoy harta de caer y caer.

Ni siquiera terminé mis tareas. Empiezo mal, y tengo sueño.