Sígueme, princesa

domingo, 12 de octubre de 2014

Elijo...

Después de otro estrepitoso fallo y una semana sin parar de tragar, llego a casa y mi padre me repite lo mala hija que soy.
Mi madre, de muy buen humor por cierto, me dice que "debería dejar de comer porque estoy echando culo, y muslos".
Pues bien, elijo no comer. Elijo ser la buena hija, la frágil novia, la chica que se duerme en clase, la de las ojeras, la del no cuando la invitan a algo, la amiga delgada. Elijo todo eso porque si, porque puedo. Porque estoy harta de caer y caer.

Ni siquiera terminé mis tareas. Empiezo mal, y tengo sueño.

1 comentario: