Sígueme, princesa

jueves, 18 de diciembre de 2014

Confusión.

No soporté tanta presión, me pase el recreo sintiéndome sola, fingí un dolor de ovarios y me fui llorando a casa. Se lo contaron a Weed y me ha abierto en WhatsApp diciendo que si estaba bien, le dije que sí, y el me dijo

Sé que estás de todo menos bien.

Y sus palabras me sonaron tan dulces, tan reconfortantes puesto que nadie había estado ahí por mi hoy, tan comprensivas... Jamás nadie había visto la depresión en mi sonrisa. Jamás nadie se había dado cuenta de que aunque parezca feliz, no lo estoy, ni siquiera Coco.
Ya no sé qué sentir. Porque no quiero perder de verdad mi amistad con Weed pero él no puede ser mi amigo, y yo le quiero, pero no como a Coco ¿saben? Sino como a un hermano. Bueno, no sé. Estoy realmente confundida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario