Sígueme, princesa

martes, 14 de abril de 2015

No lo estoy, no.

Hoy me siento mal. Creo que me duele el abdomen porque me va a bajar la regla pero siento que lo que me duele realmente es la grasa, que me mata.

Tengo un día raro de cojones. Me he sentado en un banco para leer sola un libro muy bueno y una chica se ha sentado a mi lado. Me ha preguntado si tenia amigos y le he dicho que sí, que los tenia, pero que no me encontraba bien y por eso estaba a sola.
Ha sonado a excusa barata.
Como si no los tuviera.

Y con Coco... Pobrecito.
No lo hacemos porque me veo enorme.

Ojalá estuviera sola. No porque no quiera estar con Coco, sino porque deseria estar encerrada en casa, lejos de la comida, cuando estaba sola antes de Coco, cuando pesaba 58kg...

Para la boda de mi hermanastra quedan como 40 dias.
Me probé un vestido talla M y estaba horrorosa.
No me abrochó.
Quiero cortarme.

No estoy sola.
Una vez dormí en el suelo porque creí que la cama era demasiado para mi.
No estoy sola,
No estoy tan mal.

Una vez me escribí una carta, diciendome lo gorda que soy y lo que queria hacer con mi vida. Lo fracasada que era; tal vez vuelva a hacerlo, pronto.

No estoy sola.

1 comentario:

  1. Por supuesto que no estás sola preciosa. Es horrible que te sientas así. Me duele verte sufrir. Te quiero, lo sabes.

    Recuerdo cuando me decías que yo siempre tenía el consejo adecuado.
    Me temo que esta vez te voy a decepcionar. No puedo aconsejarte, porque estoy en la misma situación. Durante unos días he tenido la utópica idea de recuperarme. Modifiqué todo el blog, me puse retos sanos, comí normal... Pero fue solo eso, unos días. Ahora vuelvo a estar mal. Es decir, estoy peor que de costumbre.

    Te echo de menos. Sabes que sigues teniendo mi email y mi blog para todo. Te quiero preciosa. Lucha.
    Lucha. Puedes hacerlo.

    ResponderEliminar